Tu futuro está marcado por la ley del retorno acelerado: acéptalo