Los grandes peligros de la innovación digital: la gente tóxica