La pestiliencia: un freno a la innovación y el cambio digital