La Inteligencia Artificial débil y su primo cachas: La IA fuerte