La velocidad de progreso exponencial: Pánico, descontrol y caos