El postureo, una pelea perdida para la innovación digital